¿QUÉ ES LA
INTOLERANCIA
A LA LACTOSA?

ENTÉRATE QUÉ ES LA INTOLERANCIA A LA LACTOSA

Todos hemos escuchado acerca de la intolerancia a la lactosa, pero ¿sabes realmente qué es y por qué se produce?

La leche contiene muchos nutrientes saludables como proteínas, calcio, además de un azúcar específico y exclusivo, llamado lactosa. Este azúcar es un “disacárido” es decir está compuesto por dos azúcares simples, llamados glucosa y galactosa.

La lactosa aporta energía a nuestro organismo pero, para que esto ocurra, debe ser digerida y absorbida en el intestino y para ello se requiere de una enzima llamada lactasa, la que rompe la unión de la lactosa en dos azúcares simples.

La intolerancia a la lactosa es la incapacidad para digerir cantidades significativas de lactosa debido a la disminución de la enzima lactasa (presente normalmente en el intestino delgado). Al pasar al intestino grueso sin ser absorbida, la lactosa es fermentada por las bacterias presentes normalmente en la flora intestinal generando gases y molestias digestivas como hinchazón, dolor abdominal.

Estas molestias pueden comenzar generalmente 30 minutos a 2 horas después de ingerir los alimentos, es decir cuando estos llegan al colon. Cabe mencionar que no todas las personas que tienen problemas de mala absorción a la lactosa tienen molestias físicas frente al consumo de lácteos. Los síntomas dependen de varios factores como la cantidad y tipo de lácteo ingerido, la edad, origen étnico, o la existencia de otras enfermedades digestivas. Si presentas uno o más de estos síntomas, es aconsejable que siempre consultes a un especialista.

MANEJO

CÓMO DESCUBRIR LA
INTOLERANCIA A LA LACTOSA

La forma más usada para diagnosticar la intolerancia a la lactosa es el test de hidrógeno espirado, que consiste en consumir entre 25 y 50 gramos de lactosa y luego medir con un instrumento especial, el nivel de hidrógeno exhalado. Este examen puede durar alrededor de 4 horas.

MANEJO

Uno de los pilares fundamentales para el tratamiento de la intolerancia a la lactosa es el manejo dietético y en algunos casos los profesionales de la salud pueden indicar para complementar, enzimas de lactasa en cápsulas, dependiendo cada caso en particular.

LA INTOLERANCIA
A LA LACTOSA Y LA
ALIMENTACIÓN

Muchos creen que se debe dejar de consumir lácteos si eres intolerante a la lactosa. Sin embargo, los profesionales de la Salud recomiendan seguir consumiéndolos pero sin lactosa.

Esto es porque los lácteos aportan importantes nutrientes como calcio y proteínas de buena calidad. Es por esto que muchos médicos y nutricionistas recomiendan NO eliminar el consumo de lácteos si no que, preferir reemplazarlos por alimentos libres de lactosa ya que de esta manera se mantiene una adecuada ingesta diaria de calcio y proteínas, tan necesarios para una buena salud ósea y muscular.

Además de los lácteos hay algunos alimentos en los que la lactosa también puede estar presente como en helados, salsas, margarinas, dulces, algunos chocolates y pan. Es importante también tener cuidado con los medicamentos que puedan contener lactosa como excipiente.
Algo que te puede sorprender es que para los intolerantes leves, el yogur puede ser tolerado sin problemas, debido a que las bacterias presentes normalmente en el yogur producen lactasa (enzima que degrada la lactosa), lo que disminuye considerablemente el aporte de lactosa en relación a un vaso de leche.

PRODUCTOS
SIN LACTOSA

Para Danone es muy importante la nutrición y el bienestar digestivo, es por esto que contamos con una nueva línea Activia sin Lactosa, la cual es la única que además de contener su exclusivo probiótico “Bifidus Actiregularis” (Bifidobacterium Lactis DN-173 010), es también 0% grasa, 0% azúcar adicionada y lo más importante libre de lactosa.

Activia sin lactosa ya se encuentra disponible en supermercados y comercios del país en potes de 120 gramos en tres exquisitos sabores: frutilla, ciruela y natural endulzado, además de colchón de frutas de 150 gramos en sabores durazno y frutilla y en bolsas de kilo sabor frutilla y natural endulzado.

RECETAS FÁCILES
Y RICAS

A continuación, te contamos algunas exquisitas y fáciles recetas que puedes preparar en tu casa.